4 de mayo de 2009

Plaza Mayor


Hay en la Plaza Mayor numerosas terrazas. Ninguna barata. Todas con camareros trabajadores y avispados. Pero, salvo que se esté muy habituado al ambiente, es entretenido sentarse en alguna y dedicarse a mirar mientras uno descansa y se refresca. Puedes ver efigies variadas que se mueven, como el mundo, al sonido del metal, mimos, prestidigitadores, cantaores de flamenco, toreros, majos y manolas, la tuna, mariachis, corales japonesas interpretando a Haendel, hordas de guiris comiendo paella y bebiendo sangría, caricaturistas… Y al pagar, para marcharte, sólo conviene que el camarero tenga claro que eres de la tierra. El perjuicio será menor.

4 comentarios:

Zeltia dijo...

Creía que los madrileños jamás tomaban algo en la plaza mayor.

A mí, desde luego, cuando lo hice, me cobraron como a una guiri cualquiera! -claro que a mí se me nota gallega-

Lan dijo...

Sí, Zeltia, pero es que yo no lo soy.
Pero, coño, si los gallegos sois socios fundadores de este berenjenal que es España, si por ahí nos llaman gallegos a todos.
De todos modos las terrazas de la plaza mayor tienen tres precios:
-Pa los conocidos
-Pa los nacionales
-Pa los guiris (o sea, sin conocimiento ninguno)
Un abrazo.

Piel de dijo...

Mariachis y guiris (aquí les decimos güeros o gringos) donde quiera andan.

Lan dijo...

Lo de gringos lo sabía, lo de güeros no.