2 de junio de 2009

La paz


Abro la libreta. Tiene las hojas amarilleadas por el tiempo. Lo primero que pone es una fecha: 7 de julio de 1982.
Leo después, curioso, las anotaciones. Algunas, con el tiempo, perdieron su significado. He olvidado a qué aluden. Pero me descubro durmiendo aquella noche bajo la techumbre de la ermita del cementerio de Tomellosa. ¿Cómo se han pasado tantos años? ¿Me daba igual entonces viajar como un mendigo? ¿Me ha vuelto cauto la edad o son los huesos los que no dan ya más de sí?
Sueño con la paz de los muertos y me duermo, tengo escrito.

2 comentarios:

Piel de letras dijo...

Son los mismos huesos, pero en aquel entonces tenían menos años. Yo tampoco arriesgo ya un buen descanso por dormir a suelo raso en un campamento. Aunque no prometo que no lo haré. Por lo pronto elijo buena cama.

Lan dijo...

Llevas razón. A la pensión Carmencita ;-) de cabeza.