11 de octubre de 2009

Por favor, no seas obsesivo


No hombre, que son cosas tuyas. Tú has estado bebiendo, de acuerdo. Pero sólo lo sabes tú. Si no lo dices, nadie se entera. Mira, ¿recuerdas aquel viernes que salimos de trabajar y nos fuimos por ahí de vinos? Sí hombre, que comimos en plan tapas y luego pasamos directamente al café y copa y después echamos la tarde de cubatas. Pues, cuando llegué a mi portal, zas, reunión de vecinos. ¿Qué hice? Pues mira, tomé la palabra, me dirigí a la comunidad durante veinte minutos y, acto seguido, me subí a casa sin esperar respuesta… ¿Ves? ¡No seas obsesivo!
.

3 comentarios:

zeltia dijo...

me siento boba.
es que no lo pillo.
:-(
ya sé que las cosas pierden la gracia cuando se explican...
así que, déjalo.
sólo quería decirte que no lo entendí.
que vamos, que aparte de éso, vaya aguante ocn el alcohol
yo tomo tres copas de vino y ya me duele la cabeza!

Lan dijo...

Imagina cómo iría el que se pone como ejemplo para, después de la jornada que llevaban, llegar a su portal, encontrarse con la reunión de la comunidad y darles un discurso de veinte minutos y subirse después a su casa sin esperar contestación. Y alardear encima de que no le habían notado que iba pedo.
Más o menos esa era la idea. ¡De qué parte se le iba a notar a él!

zeltia dijo...

:-)
grazas!