19 de noviembre de 2009

El mundo tal y como nos lo han explicado

El aprendizaje de una persona no termina. Lo que necesitamos saber para vivir no concluye. Gran parte de nuestra percepción del mundo está condicionada por lo ya aprendido, erróneo o no. Nunca lo sabremos y, por tanto, de nada es garantía. Vinimos de una oscuridad lejana, tranquila, silenciosa, tan desconocida como el futuro. Originados por amor o placer, agraciados en aquella primera lotería. Vaya lujo: dejamos millones de espermatozoides hermanos, decepcionados, que ya nunca volvieron a saber de nosotros. Desapareceremos, sin certezas, con un saco de preguntas y diciendo como niños: ¿Cómo tan pronto, si aún no me lo sé?

8 comentarios:

susana moo dijo...

Dejamos millones de espermatozoides hermanos, vale, pero ¡qué momentazo!

Un saludo, encantada de pasar por aquí, bella idea, y bellamente expresada (vine gracias a Zeltia).
saludos

Lan dijo...

Gracias, Susana. Y gracias a Zeltia por traer por aquí a gente tan competente.
Gracias :-)

ruben dijo...

Cuando te das cuenta de que la vida
no es profunda ya no hay preguntas
y sólo buscas ganar tiempo a la
muerte haciendo las pequeñas cosas
que te reconcilian contigo mismo.
Un saludo

Zeltia dijo...

éso, éso: pero tan pronto?

con lo de no ser tú (o yo) uno de los miles de millones de todos los espermatozoides que terminan navegando en las cloacas,
no me digas que no te da ganas de enviarle flores al azar.

Lan dijo...

Gracias por tu poético comentario, Rubén.
Otro saludo para ti.

Lan dijo...

No, Zeltia, porque aún me parece oír sus reivindicaciones diciendo que todo aquello estuvo amañado y que conseguí llegar ayudado por substancias extrañas y... mira, chica, no quiero saber nada de aquellos cabrones rencorosos. ¿Flores? Pa sus morros.

Pitima dijo...

La soberbia del ser humano, con aspiraciones a ser algo más, ¿por qué si no tanta selección?. Si nacemos siendo los campeones, y luego, y luego... Vivir para darnos cuenta de que ese era el premio, la vida, simple.
Pero para cuanto te das cuenta no la disfrutaste como debías, pues estabas esperando que esta fuese una nueva competición, para un mayor premio... ¡Y que nunca estemos contentos!

Hola Lan. He venido a echar un vistazo. Quizá vuelva.

Lan dijo...

Gracias por tu visita, Pitima.
Vuelve cuando quieras estás invitada a todo lo que haya. ;-)
Un saludo.