9 de noviembre de 2009

Escrupuloso respeto

No sé si es respeto, son esfuerzos redomados por tomarnos el pelo o, simplemente, ganas de hacer el ridículo. Mi ciudad tiene un alcázar árabe y restos de murallas. Para que nunca se pueda decir que el progreso arrasa cuanto pilla y para que los ediles queden bien recalificando terrenos sin cargarse, teóricamente, patrimonio alguno, hacen en mi pueblo cosas como éstas de la foto. Y, claro, quedan todos muy bien, porque demuestran gran respeto al entorno. Bien claro queda en la imagen adónde apunta el tal respeto e interés. Mientras tanto, el alcázar, apuntalado y sin restaurar: una ruina.

4 comentarios:

Piel de letras dijo...

Supongo que cuentan con que esas cosas terminarán por desmoronarse solas y nadie cargara con la culpa o precio político.

jejeje la palabra a verificar de esta entrada es SECOME jajajajaja

¡Qué cosas!

Lan dijo...

Fíjate, Piel de Letras, qué gran obra autorizaron para salvar ese restito de murallita. Y eso que sólo se ve una migajita de la obra. ¡Qué almas tan nobles, salvando un poco de muralla!

Zeltia dijo...

ah pues ni parece muralla, ahí entre el cemento,
parece un olvido.

Lan dijo...

Más bien una excusa para autorizar un mamotreto de viviendas, gracias a lo cual "se ha salvado".