6 de enero de 2010

Sin

Sin obligaciones, sin nostalgias, sin reuniones, sin comilonas, sin regalos, sin raíces, sin retornos… sin la trampa familiar, sin hacerlo aunque nada más fuera por los niños o por los viejos, así, como un tiempo no distinto de otro, he pasado los últimos quince o veinte días. No tengo nada que decir, ni malo ni bueno, excepto que ojalá lo hubiera empezado a hacer mucho antes, tal vez desde siempre. Si hay salud y posibilidades, en la próxima ocasión, pondré más distancia y aislamiento. Ha sido posible y, además, un éxito, oye. Y no pasa nada.

10 comentarios:

BBK dijo...

¡Sí que pasa!
Te eché de menos

BBK

Lan dijo...

Gracias, hombre.
Pues, ya estoy por aquí.
Un saludo.

isidro dijo...

Solo desearte un buen año, y me alegro, de que hayas disfrutado de tús vacaciones.

Saludosss... Lan

Lan dijo...

Lo mismo te deseo, Isidro.
Que sigas con esas sentidas narraciones de toda una vida en contacto con la naturaleza, con sus duendes y sus "fantasmas".
Un abrazo.

Piel de letras dijo...

"Sin" es "pecado" ¿qué no?

;-)

Lan dijo...

Yes, dear sinner. ;-)

zeltia dijo...

ah,
pues entonces...
Feliz navidad!

:D

lo que sea con tal de tocar los cojones

Lan dijo...

Lo que sea con tal de vivir mejor. Ya tocas suficientemente los cojones al personal, Zeltia, haciendo lo que quieres.

zeltia dijo...

jajaja lo de tocar los cojones era mi intención tocártelos a tí (con perdón) deseándote feliz navidad.
:D

Lan dijo...

¡Andá!Y yo que no me di por aludido. Será que en ciertas cosas ya estoy vacunado. Pero, bueno, se agradece el intento, Zeltia. :-)