2 de marzo de 2010

Es de justicia

Hundidos en la recesión económica, se evidencia paulatinamente que sus enmascarados culpables han sido los trabajadores y los pensionistas. Evidentemente, en un estado democrático y de derecho, no han de escapar sin expiar sus culpas: abaratamiento de la contratación, reducción de salarios, prolongación de la vida laboral, disminución de las pensiones, recorte de las prestaciones sociales… para empezar. Y es que, si pensaba este hatajo de inútiles que iban a salir impunes, lo tienen claro. ¡La justicia es inexorable!
Banqueros, financieros y empresarios, prohombres ajenos a la crisis, han visto su dolor mitigado. Pagará quien lo merece. Como siempre.

6 comentarios:

Lima dijo...

La campaña esa de entre todos podemos es la confirmación de lo que dices: la culpa de cuatro millones de parados está en el pesimismo de la plebe que lo echa todo a perder. El gobienno no tiene nada que ver, ni siquiera las empresas que financian la campaña con beneficios de muchos ceros.

Lan dijo...

Sí, tienes razón. Pero, nadie critica, ni reforma, ni regula a los incontrolados sectores financieros y empresariales que, a todos los niveles y sin escrúpulo alguno, provocaron esta crisis. Ya se nos ha olvidado.

Ángeles dijo...

Esto me recuerda un chiste. Con permiso, Lan:
Va un político en campaña electoral a visitar un asilo de ancianos, y, campechano y solidario, va a comer con ellos. Le muestran el menú:
-De primero tenemos pato a la naranja con trufas, salmón noruego, caviar ruso, y vino del bueno. De segundo, mariscos y jamón de pata negra y otro vino del bueno. Y de postre, sorbete de mango con salsa de vainilla y perlas de chocolate, y champán para brindar por el bienestar de los abueletes.
-No está mal, no está mal.
-Y para ellos tenemos sopa de ajo.
Y dice el político:
-Anda, con su ajito y todo, ¿eh?, no carecemos de nada...

Lan dijo...

Pues, Ángeles, en eso estamos.

zeltia dijo...

y los contratos juveniles esos que se van a sacar de la manga
(decía una becaria de mi trabajo hoy "que implanten ya la esclavitud y por lo menos me compra alguien y me despreocupo de mi futuro"
no es una frase para despreciar
(me parece a mi).

Lan dijo...

Sí, Zeltia, pero dile que busque a alguien que le asegure un plato de arroz al día. Que no le pida más, que toda otra petición se podrá utilizar en contra suya, haciendo que el contrato sea inviable, por abuso de la parte contratada.