31 de mayo de 2010

Para oír el geriátrico silencio

- ¿Vienen ustedes solos, sin más amigos?
- Sí.
- ¿Seguro que no tienen perro?
- Ni perros ni niños.
- Pero, ¿les gustará escuchar la radio?
- Tampoco traemos radio ni tele.
- No pueden venir al camping con el coche después de las 11.
- Nos movemos siempre andando.
- Pero, ustedes, entonces, ¿de verdad que son españoles?
- Sí, señora. Y por eso aceptamos, con humildad, la germánica mano que rige este negocio. No tendrá quejas.
- No tiren colillas en la parcela.
- Ni defecaremos en ella.
El ama del camping, a pesar de todo, se quedó perpleja. Éramos los únicos españoles, claro. Aún así, nos admitió.

6 comentarios:

Metalsaurio dijo...

Me gustaba más el primer título (el camping donde se oye el silencio). Con lo escandalosos que somos, es normal que no terminase de creer que estuvieséis dispuestos a admitir las condiciones.

Recuerdo una vez, de viaje en Lisboa, que había un grupo de extranjeros, entre los que me encontraba yo...por supuesto, los que más ruido hacían (quejas, alaridos, risas con volumen infernal) eran de españoles. Me hice el sueco (nunca mejor dicho),jeje!

Un saludo.


Un saludo.

Lan dijo...

El camping en cuestión es un geriátrico. Por eso le cambié el nombre.
Supongo que sería, al que te refieres, el Parque de Campismo de Monsanto. Al lado de éste aquello son los sanfermines.
Los jubilados europeos ponen sus normas. Y, por lo que se ve, los economistas también.
Nosotros quedamos para convidados, cada vez en más sitios, siempre que las aceptemos.
Tendrá que ser así. Parece que España ya no va a ser diferente.
Saludos, Metalsaurio.

Ángeles dijo...

Qué fatiga, ¿no? Menuda fama tenemos. Y lo peor es que tiene fundamento.

Lan dijo...

Más que nuestra fama o nuestras costumbres, es que negocios que, se supone, deberían estar abiertos a todos se restringen a unas minorías adineradas que imponen sus normas. Normas, en este caso, de geriátrico.
La vida siempre ha sido otra cosas.
Saludos, Ángeles.

zeltia dijo...

ah pues espero que si ha sido real, le hayas dicho, con mucha retranca gallega (digo, castellana) lo de no cagar en la hierba!
con mucha clase, eso sí.

Lan dijo...

Zeltia, ha sido real. No digo el nombre ni el lugar del camping porque, a pesar de todo, son personas que se lo trabajan mucho, según sus criterios y su modo de concebir un camping, y no me parece correcto hacerles una mala publicidad porque mis criterios sean distintos.
Pero claro, si estás allí y se te escapa una tos, has de decir algo así como:
Excuse me for living!
Saludos, Zeltia.