9 de junio de 2010

Humillados por la economía

Aparentemente los seres humanos estamos capacitados para hacer descubrimientos muy complejos que cada día explican mejor el funcionamiento de la vida o de la materia, por ejemplo, o dan con las claves de la curación de enfermedades hasta ahora mortales. Sin embargo, da la sensación de que somos incapaces de organizar adecuadamente la economía del mundo, siendo esta tarea, en principio, mucho menos complicada.
Capacitados para descubrir lo desconocido, somos incapaces de controlar lo evidente. Lo primero es meritorio, lo segundo implica riesgos incalculables porque es cuestionar el poder y los intereses establecidos. Genialidad sí, pragmatismo no. Es nuestro sino.

3 comentarios:

Metalsaurio dijo...

Hoy me toca discrepar :D sólo en parte, eso sí: somos capaces de dar solución a enfermedades hace años incurables (bien por nosotros) y no a los problemas económicos (mal por nosotros), pero no creo que éstos últimos sean más fáciles de solucionar que las enfermedades (sino ya estarían resueltos): el sistema económico actual hace aguas por bastantes sitios (empezando por los que lo dirigen en la sombra: échale un vistazo, si es que no lo conoces al Club de Bliderberg...y a las medidas que se están tomando justito después de la reunión de este año -celebrada jueves y viernes-, y continuando por África o sin irnos tan lejos, a los que aquí, se las desean para llegar a fin de mes), pero también tiene sus ventajas (una libertad, aparente, si quieres...) y las alternativas, hasta ahora conocidas, no les ha ido muy bien.

En cualquier caso, no perdamos la esperanza (y no me refiero a la Aguirre, jaja)

Un saludo.

Lan dijo...

Tal vez la facilidad para solucionar las cosas no vaya en relación con su complejidad sino con los intereses que, en algunas de ellas, median.
No me ha parecido que discreparas mucho.
(Sí, claro, sé lo del club. ¡Menudo panorama!)
Saludos, Metalsaurio.

zeltia dijo...

saber se sabe
pero querer querer...

(eh? ejerciendo de gallega! -"sin ánimo peyorativo", que diría rosa díez, claro está-)