20 de junio de 2010

Saramago, presunción de inocencia

Leo, incrédulo, que la Iglesia Católica, muerto Saramago, arremete contra él. Debe tratarse de un error. Seguramente, será el escrito de un incontrolado, nada oficial. Porque quienes predican el amor, incluso contra los enemigos, no pueden cometer estos errores de bulto. Quienes practican el principal mandamiento de la caridad, no pueden rebajar el listón atacando a un escritor apenas fallecido. ¡Menudo espectáculo! Además, si Saramago hubiese sido tan mal sujeto, Dios le juzgará. ¿Necesita la Iglesia más garantías, o es que desconfían?
Estoy seguro que, entre tanto, el Vaticano, magnánimo, respetará su presunción de inocencia ¿O no? Sí, hombre, sí.

5 comentarios:

Metalsaurio dijo...

Me imagino que en breve, si es que no lo ha hecho ya, Esperanza Aguirre, mostrará sus condolencias por la muerte de la importante escritora, Sara Mago (sería la segunda vez que lo "rapta" para el sexo femenino).

Lan dijo...

Sí, Metalsaurio, recuerdo aquello. Y bien se le puede perdonar aquel error por pasarse de lista, intentando esconder lo que ignoraba. Más difícil será olvidar otras cosas, hechas deliberadamente, y que los madrileños padecerén en el futuro. Pero, aún así, dicen que en Madrid tiene carisma, aunque a algunos nos parezca mala.

zeltia dijo...

no sé como me paso algun tiempo sin venir,
si cuando vengo siempre sonrío (lo siento por Saramago)
pero eso de que "¿o es que desconfían?"
moita retranca!

zeltia dijo...

Te imagino de vacaciones, de viajero incansable, con tu libreta de notas.
que te meza la suave placidez de los días sin horarios,
o por el contrario, que tiembles de emoción y el ansia te acelere. Ya, por desear...

:)

hasta pronto.

Lan dijo...

Pues sí, Zeltia, he estado intentando viajar con cierta desconfianza. Lo digo porque parece que ya es algo casi impuesto, lo de viajar. Y se hace muy difícil hacerlo si no deseas sólo hacer turismo. Parece que es un nuevo mandamiento: "Viajarás por encima de todas las cosas"
Bicos y gracias por tus graciosos comentarios.