30 de septiembre de 2010

Caballero huelguista y hombre de bien

Como muchos, he ejercido diariamente mi derecho al trabajo durante décadas y eso no crea problemas, excepto de salud. El derecho de huelga no puedo ejercerlo así pues, al parecer, es colectivo en primera instancia, y se ejerce luego, a voluntad, un día o dos cada década. Suele venir la huelga, si es general, por el desprecio a los derechos de la mayoría por parte del poder. Sin embargo, se ha llegado a la bonita paradoja de que los huelguistas deben respetar los derechos individuales de todos. Como si los gobiernos jugaran limpiamente y esperaran del huelguista idéntico fair play.

2 comentarios:

zeltia dijo...

No, si en la próxima huelga participará tambien el presidente del gobierno que le pille de estar...
es todo tan consensuado...

La pintada me hizo reir; aunque luego reparé que es la misma letra la de "el fascismo es muerte" y la de "iros a la mierda", y perdió un poco de espontaneidad.
Muy bien pillada, la foto.

Lan dijo...

Quizás, Zeltia, los sindicatos fueron, hace muchos años, algo así como los antisistema. Ahora, sin embargo, ya están asimilados aquellos irreductibles sindicatos por esta sociedad del bienestar.
Hay pintadas por ahí, sin mucho sentido, de las que puedes echar mano en un momento porque le van a un artículo.
Gracias.