26 de febrero de 2011

Dios es grande

Dicen que, dentro de diez años, los chinos sustituirán a los americanos de los Estados Unidos de América del Norte como primera potencia mundial. Y, para mí, que siempre fui idealista y crédulo, la noticia ha supuesto una alegría. Finalmente he visto cumplirse un anhelo. Algo en lo que puse un gran empeño. Y no lo digo, como algunos malpensados pudieran suponer, por ver desbancado al coloso americano, ¡Dios me libre! Lo digo porque los de mi generación fuimos unos adelantados, unos pioneros, unos visionarios de este futurible, cuando salíamos voluntariamente, en nuestros tiempos escolares, a pedir para los chinitos.

8 comentarios:

Ángeles dijo...

¿Y gracias a los donativos que recaudásteis, están los chinitos a punto de convertirse en potencia mundial? Pues chico, salgamos a pedir para los españolitos, ¿no? Aunque tendríamos que a China, claro...

Lan dijo...

Oye, pues algo tendría que ver. Que un grano no hace granero pero ayuda al compañero. Y, si te digo la verdad, el sueño aquel de redimir a los chinitos de la pobreza, va a ser uno de los pocos que en la vida voy a ver medio cumplido. ;-)
Saludos, Ángeles.

Lohengrin dijo...

La pena es que también pedíamos para los "negritos" y a éstos parece que no les llegó...

Lan dijo...

¿Ves cómo es verdad que sólo tiene visos de cumplirse lo de los chinitos?
Con los negritos no ha habido suerte. Aunque, no sé qué te diga, porque, ¿qué me dices de Bruakobama?
¿Eh, qué me dices de ése? ;-)
Besos, Lohen.

Lohengrin dijo...

Pareceme a mi que a ese poco le va a durar la suerte...además,los negritos referidos eran NEGROS,NEGROS.
Un abrazo mi Lan

Lan dijo...

Claro, Lohen, y además de África.

Piel de letras dijo...

Yo, en mis tiempos, pedía para los morenitos descalzos. Esos payitos que pululaban en los barrios polvosos. Luego pedí para los chilpayates de las zonas marginales de la costa, después para los de la sierra... y hoy día, por desgracia, sigue sin hacerles justicia la revolución.

Lan dijo...

Supongo que un chilpayate es un niño pequeño y que la palabra es mexicana pues jamás la he oído por aquí.
En cambio, la de payo, sí que se usa pero, por aquí significa: campesino, también paleto, persona que se asombra de cualquier cosa y, sobre todo, es el término con el que los gitanos designan a los que no son de su raza. Así que yo en España, al menos en el último sentido, soy un payo. (A lo mejor también lo soy en alguno de los anteriores, y no soy consciente de ello)
De lo que payo o payito signifique en México ya no estoy muy seguro.
Pero gracias por tus palabras bonitas, Piel de Letras.