25 de septiembre de 2011

Sin descanso

Tus piececillos son zarzas
que acarician mi memoria
y al rozarlos por la noche,
sin descanso,
me acuna un amor de novia.
Tu piel me huele a suspiro
y tu aliento a hierbabuena
y te miro cuando duermes,
sin descanso,
como el sol mira a la arena.

9 comentarios:

zeltia dijo...

:-)

Lan dijo...

Buen comentario, Zeltia.

Beato Darzádegos dijo...

Bos días amicus:
Estuve dando vueltas y al verlo hoy nuevamente caí en la cuenta...
¿Tan intimista es?.
El tiempo vuela,Soros y los recuerdos nos unen a las personas.
Me uno a lo simple...(:-]
Deica logo amicus.

Lan dijo...

Sí, lo es.
Intentando unirme a lo simple llevo casi toda mi vida.
Saludos, Beato.

Piel de letras dijo...

Hermosa metáfora, Lan. Alguna vez yo fui arena de un sol que se extinguió. Era lindo. Pero pasó.

Piel de letras dijo...

P.S. Espero que JAMÁS les suceda lo mismo. Que su sol no se extinga y la arena siga amorosamente vigilada día y noche. Por los siglos de los siglos.

Beato Darzádegos dijo...

No te lo había dicho pues hasta ahora no la había podido ver bien, la foto es estupenda. Me gusta ese reflejo y toda su nitidez..
Breves...

Lan dijo...

Las cosas, mientras duran, son eternas. Pero gracias, Piel de Letras, por tu confidencia y tus buenos deseos para el prójimo.
Saludos.

Lan dijo...

Se trata, Beato, de la Laguna Cebollera. Está en Soria, se accede a pie y, por eso, seguramente los que la visitan están solos durante su estancia en ella.