11 de marzo de 2012

Los creativos

Siendo el primer país de Europa en fuerza laboral latente, lograremos progresivamente emolumentos crecientemente adaptados a la competitividad menos liberadora, primaremos negativamente cualquier indicio de absentismo, penalizaremos la enfermedad con el objetivo de prolongar la vida laboral de nuestros trabajadores, y nuestras clases dirigentes, sin perder su tradicional capacidad discrecional, focalizarán su diligencia en repartir las tasas generadoras de antiriqueza. Aprobaremos presupuestos negativos, crearemos sueldos y retiros inversos, incrementaremos las pensiones honorarias, invertiremos en el derecho a la vida de los que no existen y dejaremos libertad peatonal controlada a los demás. Y la mendicidad y la pobreza, prohibidas claro.

7 comentarios:

Aldabra dijo...

¿y de que discurso político es este texto?
¡me falta el aire con tanta palabreja!
biquiños,

aire, aire...

Aldabra dijo...

por cierto... en mi casa había un pilón de lavar muy grande, pegadito al pozo... también se utilizaba para despellejar a los conejos o a los pollos...

biquiños,

Lan dijo...

Pues yo creo, Aldabra, que podría ser un pequeño extracto de las sublimes estupideces con que nos obsequian a diario nuestros profesionanles enmascaradores de mentiras y verdades (los políticos, claro).
Aire, aire, por favor. Eso digo yo también.
Los que tenemos una edad hemos conocido esas pilas de lavar y las tablas de madera para el mismo fin y aquellos jabones que hacían las madres con la grasa usada que sobraba.
Bicos.

Aldabra dijo...

es verdad, me faltó hablarte de la tabla de madera y los jabones, también yo los recuerdo.

¡que mayores somos!

biquiños,

Lan dijo...

Sí, Aldabra, por eso sabemos que existen otros mundos, además de éste en el que llevamos intalados unas décadas. La gente joven no imagina estas cosas.
Bicos.

Insumisa dijo...

Y mira, además de creativos, contaminadores de ideas progresistas. ¿Ves que se esparció por este lado del charco, ese sublime nivel de creatividad?
El presidente de México, casi en cuanto asumió el cargo, abolió la pobreza por decreto.
¿Qué tal?

Lan dijo...

¡Olé sus cojones!
Eso es un presidente.