15 de abril de 2012

Bodas


En las bodas de hoy se habla mucho más que en las de antes. Y lo peor son las alocuciones de la novia a los postres del banquete:
“…y te agradezco aquí, querido Carlos, que te fijarás en mí y, desde que me conoces, te me hayas entregado con esa  pasión que me demuestras cada día…”
-        Si me pillas con treinta años menos yo hubiera hecho lo mismo, guapa –gritó un coloradote sesentón.
-        Y ahora –le apostilló una cínica dama en sus cincuenta.
Y es que antes hablaba sólo el cura, que solía estar sobrio, y nadie le repuchaba. Paganos.

4 comentarios:

Aldabra dijo...

se me han saltado las lágrimas de cuatro en cuatro... entre el fuego real y este banquete tan cursi... estoy que no paro.

es como cuando va la gente a los programas de la tele: "quiero decirte aquí ante toda españa y el mundo entero que te quiero mucho y que jamás te voy a volver a engañar más con ninguna vecina, ¿quieres casarte conmigo?... sí, mi amor, sabes que te quiero de una forma muy pura y para toda la vida..."

biquiños,

Lan dijo...

Se ha puesto de moda, Aldabra, mostrar así los sentimientos. Tal vez sea que a todos nos parecen muy importantes nuestras vidas y nuestros actos.
Bicos.

Descalza dijo...

¡Ups! y yo creí que estaba siendo mal pensada con lo de mi amiga Graciela Brigadier y su novio traído de las islas canarias. Solo falta que ponga la foto de su aquellito. Porque le ha sacado jpg de cuanta pose se le ha ocurrido y han puesto todas y cada una de las declaraciones de amor que se les han cruzado entre ceja y oreja en el Facebook. Total (han de decir) "SI LO SABE DIOS..."

Lan dijo...

Pues ya ves, Descalza.