31 de octubre de 2012

La ley natural



Las cosas que benefician a los pobres no son negocio. Los más tontos acabamos de descubrirlo. Se necesitan millones de pobres. Ahora comenzaban a escasear y nos hemos puesto a crearlos con denuedo. Ricos, se necesitan muchos menos. Además, a los que hay, se les cuida, mima y se les hace objeto de solidaridad. Son una especie protegida. Los pobres, habiendo tantos, no necesitan cuidados y conviene dejarlos a merced de la cruda selección de la especie. Hombres de poca fe, ¿acaso no veis como los halcones están protegidos y los gorriones no? Yo ya, si no entendéis esto…

8 comentarios:

d:D´ dijo...

¿Hita?...
con su colmillo...?¿
deica
d:D´

Lan dijo...

No, Beato. Lo que se ve al fondo es el castillo de Atienza.

Ángeles dijo...

Pues dicho así, parece que está claro. Halcones y gorriones, menuda metáfora, o símil, o lo que sea.

Lan dijo...

Pero así ocurre, Ángeles.

Aldabra dijo...

lo entiendo, sí, por desgracia lo entiendo.

¡que triste!

biquiños,

Lan dijo...

Y todavía los hay que, gustosos, quitarían el subsidio de desempleo.
Bicos, Aldabra.

d:D´ dijo...

Ah, gracias Lan.
Estaba mirando el cerro en pico y confundí la perspectiva...me pareció otra, desde Jadraque.
..."Tiés raçón que face tempo que mi andar no anda por sas tierras y así dexa por ende que me pierdo aluego"...
Deica

Lan dijo...

Se ve que guardas en tu memoria la imagen de muchos parajes. Así que, Beato, no es difícil que alguna vez te confundas.
Saludos.