19 de noviembre de 2013

Perros disidentes


El perro que decidió no someterse hubo de echarse al monte. Pero no se sabe de ninguno de su especie que renunciara y fuera domesticado. El indomable zorro tiene como enemigo al hombre, empedernido doblegador de voluntades, y por feroces perseguidores a otro perros domados, quizás por eso de que la peor cuña es la de la misma madera. Viendo morir a esos perros antes que ceder, me pregunto si entre el género humano existirán disidentes que prefieran muerte a doma, o si todos hemos renunciado a la libertad ante esa frase tan estúpida de ahora: “Es lo que hay”.

4 comentarios:

Zeltia dijo...

si, claro que hay! quizá no tantos en nuestro bosque cercano.
pero la tierra es grande, y las condiciones, otras. El mendrugo nos domestica.

Descalza dijo...

Disidentes hay. Que la excepción hace la regla. Dicen.
Un abrazo

Lan dijo...

Llevas razón, Zeltia. El mendrugo, el cansancio, la desesperanza...
"You can't beat the system", aunque haya algunos que perseveren en el intento.

Lan dijo...

"Si el topo viera y la víbora oyera, no habría hombre que al campo saliera"
Bueno, seguramente, alguno habría.
Un abrazo, Descalza.