28 de septiembre de 2014

Me mata la duda

Podados en España aquellos inoportunos brotecillos de la justicia universal y olvidada la machacona retahíla esa de los derechos humanos y otras menudencias, se ha ido don Mariano a la China comunista a hacer negocios. Sumiso ante un régimen tan democrático y humano, les ha abierto un país de grandes ocasiones, el nuestro, para la inversión, garantizándoles que no verán la luz esos odiosos y molestos contenciosos contra los prebostes de la gran potencia. Y luego se oye por ahí que los de Podemos son bolivarianos. ¿A ver si, a estas alturas, nos va a salir un PP filocomunista?

4 comentarios:

Zeltia dijo...

JE. vienes con la retranca afilada.

:)

Lan dijo...

No, mujer, les trato con los calificativos que ellos gustan de aplicar a otros. Es justo, ¿no?
Saludos, Zeltia.

Ángeles dijo...

La clave está, Lan, precisamente en esa palabra: inversión.
Inversión de los valores, de las ideologías, de los derechos, del sentido común... Todo invertido: patas arriba.

Lan dijo...

Será el nuevo orden mundial, Ángeles, del que España es una clara precursora.
Si esto sigue rodando así...