14 de febrero de 2015

Teorema del amor

Existe la creencia de que el amor, como los electrodomésticos, es un consumible cuya caducidad dicta la pasión. Sin pasión no hay amor, se asegura. Pero, con pasión, tampoco tiene por qué haberlo. Así que, fiar en la pasión, no parece sensato.
Quizás el amor sea más parecido a un rompecabezas para dos, con tantas piezas que se tarde una vida en completarlo. Las piezas iniciales del enamoramiento son fáciles de hallar, basta con dejarse llevar, pero también hay muchas otras escondidas, en cuyo acoplamiento, aparecen sentimientos nuevos que, latentes, florecen paulatinamente y crean adicción a ese teorema inconcluso del cariño.

8 comentarios:

guille dijo...

Puedo aceptar la teoría del rompecabezas. Y es cierto que la parte de la ceguera extrañamente es la que mas fácil es de llevar.
Pero lo raro de ese tema es cuando se dan cuenta de que juegan con fichas de dos puzzles diferentes y se empeñan en continuar.

Yo lo compararía con un yogur, que lleva incluida la fecha de caducidad cuando ya es mejor no llevarselo a la boca..

Eso si, algunos humanos tienen una duración casi eterna, otros no dan para mas de dos semanas.

HADA dijo...

...cuando las mariposas de la pasión se van ....que es lo que queda???

Anónimo dijo...

EL PROBLEMA SURGE CUANDO UNO DE LOS DOS JUEGA AL ESCONDITE CON PARTE DE LAS PIEZAS DEL ROMPECABEZAS.

ILDUARA.

Lan dijo...

Gracias, Guille, por tu comentario.
Lo del rompecabezas es un modo de verlo. Un modo de decir que el amor mutuo puede durar toda la vida. Y además la piezas del rompecabezas no nos son conocidas y las vamos descubriendo a lo largo del tiempo. Ahí está el quid del asunto. Ninguno sabemos lo que nos espera.
Saludos.

Lan dijo...

Gracias por tu comentario, Hada.
Quizás, tras muchos años de convivencia, haya muchas especies de mariposas por descubrir y cuyos movimientos nos hagan encontrar un estímulo para el amor en cosas más duraderas que la pasión. Además yo creo que la pasión no es sólo física y al amor no le está vedada ninguna edad ni condición.
Pero, no hay nada cierto y cada cual sujeta su modo de pensar en su experiencia.
Saludos.

Lan dijo...

Gracias, Anónimo, por tu comentario.
Parece que sugieres, no sé si me equivoco, que uno de los dos no juegue limpio. Supongo que, si es así, la cosa no saldrá bien.
Pero el artículo iba sobre el amor y no sobre otras cosas.
Saludos.

Zeltia dijo...

"sobre el amor y no sobre otras cosas" me gusta como título de algo.
Creo que hay tantas cosas a las que se le llama "amor"...! y para todos y cada uno que la ha sentido ha creído que era "el verdadero"

a mi me ha encantado lo que escribiste en esta entrada del blog. Ya sabes cuanto desearía sentir eso mismo!

Lan dijo...

Creo que para sentir "eso mismo" la cosa debe conservarse, no romperse. Sé que es casi un milagro pero, el paso de los años y las vicisitudes, me han enseñado eso. Y creo que puede ser así.
Gracias, Zeltia.