17 de marzo de 2015

La chica de ayer

Los trazos desvaídos en la piedra, indican que, la chica de ayer, es ya de un anteayer que los días ajaron. Aunque también cabe que aquel amor fraguara y persistiera. Tal vez, la chica de ayer, sea hoy feliz con su devoto enamorado de entonces, embelesado pregonero de su amor en las piedras.
Piedra, hierba y tinta. La piedra permanece, la hierba se renueva y la tinta se difumina con el tiempo. ¿Qué símbolo de los tres le cuadra al amor: la permanencia, el cambio o el recuerdo?
Puede que los tres valgan. ¿A usted qué le parece?

6 comentarios:

Ángeles dijo...

¿Y no podría ser que no es que la tinta esté desvaída, sino que el rotulador estuviera gastado? Así el mensaje podría ser de hace un rato, y se abrirían otras opciones.

Me ha gustado mucho lo de la hierba, la piedra y la tinta. A mí me parece que el amor pasa por diferentes etapas y es todas esas cosas, por turnos.

Lan dijo...

Por la pinta el mensaje tiene su tiempo. Pero, si no lo tuviera, no creo que variasen mucho las posibilidades.
Puede, Ángeles, que algunos amores tengan todas las cosas a la vez; otros sean tan efímeros como estrellas fugaces y otros... vaya usted a saber.

Anónimo dijo...

Mensaje subliminal...
Por la piedra se pasó a la chica de ayer. Seguro

Lan dijo...

También pudo ser al revés y que luego él se quedara ahí, solito, con su piedra.
Cualquiera sabe, amigo anónimo, lo que pudo pasar (si es que pasó algo).
Saludos y gracias por tu comentario.

palomamzs dijo...

Yo creo que tiene de los tres.

Lan dijo...

Gracias, Paloma. También yo.