12 de mayo de 2017

Bendición de los campos


Sin prisa. Sin pagar. Sin esforzarse. Sin pensar. Sin agobiarse. Sin tráfico. Sin ruidos. Sin humos. Sin recibos. Sin impuestos. Sin declaraciones. Sin horarios. Sin obligaciones. Sin sobresaltos. Sin señales. Sin cobertura. Sin tejados. Sin competitividad. Sin objetivos. Sin problemas… Los campos son LA VIDA SIN. Yo creo que por eso los bendicen. 

10 comentarios:

Sara dijo...

¿Ah sí? ¿Los bendicen? ¿Quiénes? No será la Iglesia católica... Perdona, pero es que no sé si utilizas el término "bendecir" en un sentido literal...

Es precioso lo que has escrito, y parece incuestionable, pero a mí el campo me pone muy nerviosa, con esas avispas pululando por doquier, y esa falta de servicios públicos, por poner solo algunos ejemplos... En fin, un desastre.

Besos, Lan.

Lan dijo...

Sara, parece que los humanos siempre hemos rendido algún culto a la Naturaleza y muchos piensan que es nuestra madre.
Es cierto que la Iglesia, que tantas tradiciones antiguas reconvirtió a su culto, celebra la Cruz de Mayo el 3 de ese mes. Pero con Iglesia o sin ella muchos bendecimos los campos por libre o, más bien, nos sentimos bendecidos por ellos.
Para mí cualquier campo es mi casa y sólo percibo peligro en las ciudades, especialmente en las grandes. Debe de ser que desde niño siempre he estado un poco asilvestrado y, por eso, para mí el campo es el diván de mi psiquiatra. :-)
Un abrazo.

palomamzs dijo...

Seguramente tenemos una vida demasiado "con" y por eso nos es tan necesario despojarnos de vez en cuando y volver a ser "sin".
Me ha hecho gracia el comentario de Sara de que el campo la pone nerviosa. A mí me pasa al contrario, lo necesito cada cierto tiempo para sentirme en paz. Pero lo de los servicios públicos es verdad, no hay.
Me gustan estos textos cortos y bucólicos.
Besos, Lan.

Ángeles dijo...

Cuando nos paramos a pensar en todos esos SIN que has señalado, nos damos cuenta de cómo se ha ido complicando todo. En algunos casos, por la lógica inercia del mundo, pero en otros, por pura necedad.
Benditos sean los campos sin y ojalá lo sean por siempre.

Conxita Casamitjana dijo...

Es bueno hacer paradas SIN y recuperar aquello que sin darnos cuenta vamos perdiendo en un mundo demasiado tecnológico y aunque la tecnología nos facilita la vida lo que no nos puede hacer es dependientes.
Me gustan esos paseos SIN en mi caso por la montaña en que solo se escucha a la naturaleza, me dan serenidad. Después vuelvo a la tecnología.
Besos

*entangled* dijo...

¿Santa Coloma de Albendiego? Estuve allí haciendo fotos hace tiempo. Y mi copiloto cogió una garrapata que le transmitió una infección de rickettsias. Bendición de los campos :)

Saludos.

Soros dijo...

Ciertamente, Palomamzs, el campo español carece de servicios públicos. La Comunidad Europea ya nos lo ha advertido. Seguramente esto se subsanará con la siguiente burbuja inmobiliaria.
Gracias por tu comentario.

Lan dijo...

Ángeles, los campos nos devuelven por un rato a la simplicidad de la vida. Esa del que es y no ha.
Saludos.

Lan dijo...

Conxita, cada vez es más difícil ponerse en contacto con la naturaleza. Lo hacemos a ratos para volver indefectiblemente a nuestra vida, a nuestros aparatos... Pero ahí está ella sosteniéndolo todo.
Un abrazo.

Lan dijo...

Sí señor, "entangled", has acertado con el paraje. Siento lo de la garrapata. A mí mis perros me pasan alguna de vez en cuando, pero me lo han hecho tantas veces que debo de estar ya inmunizado desde crío.
Claro, después de lo de la garrapata, comprendo el cachondeo con lo de la bendición de los campos. :-)
Saludos.