27 de mayo de 2008

Frío


Madre, cántame una canción y no te vayas… sujétame la frente con la mano y no me dejes… cuéntame un cuento como cuando era niño… dime otra vez aquello de que es mejor ser tonto que ser malo… y, aunque me duerma, no me dejes solo y te vayas al frío del que no se vuelve.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

los pelillos erizados de la emoción. Lo sabes.

Lan dijo...

Algunas cosas al cabo de escribirlas te hacen saltar las lágrimas. ¿Por ella o por ti? Quizás no lo tienes claro porque todo anda siempre muy mezclado.