22 de julio de 2008

Después de Llanes (textual y cierto)


Os vimos el otro día (9 de julio) en Llanes y éramos una familia feliz, unida como nunca... pero el día 14, justo antes de que mis padres volvieran para casa, mi madre falleció de repente en Asturias… quería decíroslo porque fuisteis las últimas personas conocidas que la visteis. Imaginaos nuestro dolor... ha sido tan de repente y sin aviso que no somos capaces de asimilarlo por ahora. No hemos querido realizar ningún tipo de ceremonia (mucho menos religiosa, ya nos conocéis) y, después de incinerarla, hemos decidido que se quede con nosotros en casa, además de en nuestro corazones.

4 comentarios:

Zeltia dijo...

¿sobre la chimenea?

"cuidamos de los nuestros"

humor negro, che.

Lan dijo...

Puede. Pero esta entrada responde a algo que ocurrió. Estás hoy con una amiga y a los pocos días su hija te dice que murió a las pocas horas de verla.

Piel de letras dijo...

A veces, el golpe es tan seco y doloroso, que es difícil aceptar a nadie externo en el círculo de dolientes.
Así lo entiendo.

Lan dijo...

Se puede ser selectivo hasta para compartir el dolor.