20 de agosto de 2008

Sostenible


El desarrollo sostenible es un enorme paquidermo cuyo hábitat es el planeta entero. Los ejemplares de esta especie, si bien introducidos artificialmente en nuestro entorno por la ingeniería del eufemismo, proliferan con facilidad y se extienden continuamente. Se alimentan de la misma tierra que ocupan y la metabolizan formando su cuerpo de metales, vigas y ladrillos, todo tierra al fin. Las otras especies ven acercarse al animal formidable y, ajenas a su segura e inapelable desaparición, conviven confiadas incluso cuando le tienen a pocos metros, apenas instantes antes de que les aplaste. Así funciona, queridos niños, nuestro Planeta Azul.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

el desarrollo sostenible un paquidermo?
debería serlo el desarrollo, sin el sostenible
aunque sí que se ha convertido en un eufemismo, todo el futuro está ya comprometido por nuestra insaciable necesidad de consumo.

Lan dijo...

Sin necesidades nuevas, no hay desarrollo sostenible que valga y el capitalismo decaería para dar paso, quizás, a algo más razonable. O eso es lo que yo me quiero creer. Tampoco me hagas mucho caso. :-)