27 de noviembre de 2008

Hablando...


El caso es no hablar con normalidad, unas veces nos rodeamos de circunloquios y otras queremos entendernos con siglas. Ese grupo de neomodernos formado por periodistas y políticos consigue que cada día tardemos más en aclararnos con sus circunloquios y sus benditas siglas, ¿lo harán aposta? Y luego viene eso de hablar cantando, con unas entonaciones, unas inflexiones de voz y hasta unos gallitos tan bien traídos que el que no lo hace así pasa por ser un desfasado sin personalidad. Pero nadie lo dice, ¿será que sólo lo notamos cuatro cascarrabias? ¿O es que la tontuna domina el planeta?

2 comentarios:

Zeltia dijo...

jaja solo lo notais cuatro cascarrabias, por supuesto! ;-)

Lan dijo...

Me encanta ser cascarrabias. Hay días que me los paso enteros ejerciendo. :)