28 de marzo de 2009

La tiendecilla


El señor Nicolás, guardapolvo gris, lápiz en la oreja y cuentas en papel de estraza, era el tendero de mi barrio.
- Señor Nicolás, ha dicho mi madre, que me dé cuarto de fideos, un cuarterón de chocolate, medio litro de aceite y que me lo apunte.
Siempre había un caramelo y, en Navidad, una figurita de mazapán. Yo la comía muy despacio, raspándola con los dientes. El mejor mazapán que he comido en mi vida.
Un día al señor Nicolás le salió un cáncer. Jerónima, su viuda, ya no daba mazapán ni caramelos y siempre estaba triste y enfadada.

5 comentarios:

Flor y Nata dijo...

Qué personas tan llenas de luz...de esa luz que se contagia y que nos ilumona cuando ellas no están. Luego los otros no encienden ni una lámpara siquiera para seguir alumbrando de algun modo, auqnue fuese de forma artificial.
Besos
Flor y Nata

Zeltia dijo...

Muchos tuvimos un señor nicolás, y ni un recuerdo en el futuro, excepto por la piruleta o el chupa chups. muy injusto. por eso este post me encantó. es agradecido.

Lan dijo...

Cada uno brilla con su propia luz, Flor y Nata, y nadie puede intentar conseguir la luz que los demás tienen ni evitar la propia, sea ésta de la intensidad que sea. Besos
Pues siempre le recuerdo y la foto que conservo con cariño es la de su tienda que, claro, ya tampoco existe. Tenía un segundo apellido muy peculiar, se llamaba Nicolás Gamo Aidapus. No he vuelto a oír nunca ese segundo apellido. Historietas, Zeltia.

Anónimo dijo...

Hola, me alegro mucho de que te acuerdes de mi tio abuelo. Yo casi no le conocí, porque era muy pequeño, pero siempre oí hablar muy bien de él. Yo tengo el apellido Aidapus en 5 lugar. (Gamo, Alcalde, Tomigo, Garrido y Aidapus)
Un saludo
Luis

Lan dijo...

El señor Nicolás siempre nos trataba con cariño. Supongo que a todos, pero yo, como niño, lo apreciaba especialmente.
Su muerte es la primera que recuerdo en el entorno cercano, casi familiar, del barrio de entonces.
Supongo que vivirán sus hijas. Si tienes ocasión, dales recuerdos de mi parte. Probablemente ellas me recuerden por "el hijo de la Loli Orozco".
Si quieres que te cuente algo más o intercambiar algún que otro recuerdo, dame un correo y te escribiré con gusto.
Un cordial saludo, Luis.