23 de abril de 2009

En brazos de la mujer madura


- Doña Mercedes, permítame que le presente al señor Pollardo. Es nuestro director gerente, el hombre que mejor conoce la empresa y el encargado de hacer que consigamos cada año los niveles más altos de rendimiento y efectividad ante todo el sector económico donde estamos enclavados junto a nuestra agresiva competencia. Es un hombre especialmente dotado para nuestro negocio y el que hasta ahora ha conseguido las mayores cotas de mercado.
- Encantada de conocerle, señor Pichardo.
- Disculpe, señora, es Pollardo.
- ¡Huy, perdone, señor Follardo!, últimamente no sé dónde tengo la cabeza, ¿en qué estaría yo pensando?

8 comentarios:

Piel de letras dijo...

"El que hambre tiene..."

Eso DICEN otros. Que no lo digo yo.
;-)

Lan dijo...

De vez en cuando, no me cohibo, me gusta poner un artículo manido, vulgar y hasta un poco cutre. Qué el blog parezca de palurdo más. Me lo pide el cuerpo.

Piel de letras dijo...

¡Vive Dios! que no lo dije por su mercé, señorito Lan, lo dije por DOÑA MERCEDES que confundía Polla, con Picha y Folla.

Mujercitas estas tan confianzudas.

Jajajaja

Lan dijo...

No me di por aludido. Pero, de vez en cuando me apetece meter un artículo facilón y, tal vez no debiera, pero no me resisto.

Piel de letras dijo...

Es tu casa ¿por qué no debieras? uno habla y hace y escribe lo que le apetece en casa ¿qué no?

Zeltia dijo...

:-)
a mí me ha gustado.
dónde tiene la cabeza?
¡donde la tenemos todos! pero esa expresión, en ese contexto jajaja, vino a redondear la cosa.

Lan dijo...

Justo, Zeltia, es ahí donde el artículo tiene su pizca de sentido.
Debes de ser una gran lectora.
Bueno, me alegro de que te gustara.

Lan dijo...

Claro, Piel de Letras, en casa puedes hacer de todo. Lo malo es que esto se lee. Tus palabras me han recordado un chiste muy viejo.
Un bañista le dice a otro:
-Hombre, Pepe, no te mees en la piscina, por favor.
-Bah, pero si todo el mundo la hace.
-Sí, Pepe, pero no desde el trampolín.
Saluditos