17 de abril de 2009

Feromona


¡No te laves Puri que llego pasaomañana y voy ansiosete!
Recuerdo la vez que fui a ver a una prima ingresada en el Piramidón. A su compañera de habitación le habían quitado los ovarios. Era gitana y, tras días de soledad, aquél vino su marido a verla. Entró con su chaleco, su gorra echada sobre los ojos, su vara, unos tomates por presente y un botillo colgado al hombro. Se acercó a ella y al segundo bramó:
- ¡Cago en hasta en la enclavación!, ¿pero qué lan hecho a mi mujel? , ¡qué lan quitao to la jolor a jembra!

4 comentarios:

Piel de letras dijo...

El Piramidón quiero creer que es un hospital. Quiero pensar que lo que le pasaba a la gitana era que tras ingresarla la habían aseado. Estaba higiénica y el olor a limpieza no le era muy común al esposo. PERO ¡yacks! ¿no te laves que llego pasado mañana?
¿feromonas?
¡APESTOSA!
:-P

Lan dijo...

El Piramidón es un hospital.
A la gitana la habían lavado.
Y si te lavas a tope te quedas sin el olorcillo de las feromonas. Al menos hasta que sudes o las exudes de nuevo.
¿Apestosa? Oh, yes. ;-)

Zeltia dijo...

bueno, fácil remedio, con dejar de lavarse otra vez unos cuantos dias...
de todos modos, algo de razón llevaba el gitano, eh, que con tanto jabón y tanta ducha (a veces varias veces al día) le hemos cogido ascos a olores que siempre acompañaron al hombre y a la mujer a través de su historia.
No hablo yo de no lavarse ni cambiarse de ropa, pero creo que ya los olores naturales, aun limpios le resultan a la gente cada vez más extraños, ya que tenemos que oler a cremas, desodorantes, perfumes...

Lan dijo...

Eso, Zeltia, y si quieres oler a feromonas pues también te las venden. Todo menos lo natural que es gratuíto.
¡Ay qué pestín más rico!, y no es de perfumería, que lo sepas... ;-)