16 de abril de 2009

La vida sigue igual


Coño, la hermana de mi amigo Pepe el Pesca. Abrazo y besos se entrelazan.
- ¿Cómo estáis? ¿Cómo por aquí? ¿Y Pepe?
- Se murió hace un mes.
- Perdona. No sabía nada. Hace que no subo a Sigüenza.
- Le estamos echando mucho de menos porque era muy bueno.
Al oír esta expresión tan naïv me emociono.
- ¿Y tu mujer? ¿Seguís bien? –cambia de tema, viéndome afectado, pero lo hace sin tacto- Lo digo porque ahora como quien más quien menos se separa…
- No me veas tan actual –le digo sonriendo muy forzado- lo mío se romperá seguramente como lo de tu hermano.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

El que habla lo dice por sí mismo, claro, porque no debería hablar por su mujer :-) Cuando es cosa de dos, ya se sabe, uno solo no basta.

(la "máscarita" es una "pantalla" del antroido de esos pueblos de Ourense? )

Lan dijo...

Llevas razón. Así que dije lo que sentí porque por ella no puedo hablar, naturalmente.
Creo que el antroido es el Cigarrón de Verín. Pero no estoy muy seguro porque, ya sabes, no soy nativo. ;-)