20 de abril de 2009

Pésima gestión de la Seguridad Social


- Buenos días, vengo a que me maten.
- Aquí no podemos matarle.
- ¿Por qué no?
- No lo tenemos claro, pero no podemos.
- Pero si mi vida es mía y les pido que me la quiten profesionalmente, con indolora limpieza, donando los órganos aprovechables… Económicamente sería rentable. ¿Por qué no pueden?
- Porque no.
- Entonces, ¿he de tirarme al tren con las consiguientes molestias para viajeros, maquinista, forense… y el desperdicio de mis vísceras esparcidas en cien metros? ¿O en casa, de cualquier manera, poniéndolo todo perdido? ¿No podría ser aquí como si yo fuera el perro y usted el veterinario, en plan humano?
- Que no, coño.

4 comentarios:

lohengrin dijo...

Mire caballerete,la Seguridad Social no puede hacer frente a estas peticiones por muchas razones:
1-Mejor no disponer de órganos porque el precio de cambiarlos de cuerpo se ha disparado,y,hasta que no se privatice no hay presupuesto.
2-Si llega a oidos del de Roma,nos la lía.
3-¿Cómo cree usted que llegamos a fin de més los médicos de la SS?
Pásese usted por mi consulta privada y seguimos la conversación,que ya se que su vida es suya y que si quiere acabar con ella,qué mejor que hacerlo suavemente y sin dolor por un módico precio?

Lan dijo...

Ya sabía yo que todo era cuestión de hablar las cosas.

Zeltia dijo...

pues hombre, primero habría que probar un tratamiento alternativo con prozac o seroxat... a ver si todo va a ser fruto de una depresión y cuando te das cuenta ya te han quitado el hígado?
:-)

ahora en serio: con la ley en la mano, los animales tienen más derechos que los humanos para morir dignamente.

Lan dijo...

Es cierto lo que dices, Zeltia, de los animales. En ese aspecto parece que sólo a ellos se les puede dar un tratamiento "humano".