16 de mayo de 2009

Mula


A don Amadeo José Atanasio Gamboa y Fernández de Córdoba García-Junceda de Oróstegui, más conocido por Pepito Gamboa, le gustaba alternar. Cosa que, por otro lado, le gusta a mucha gente. Hasta ahí nada de particular. Sólo que Pepito Gamboa lo hacía acompañado por una mujer, bueno, no exactamente, pues ella iba tres metros detrás. Era una mujer a la que llamaba Mula. Era Mula, en sentido literal, una criada para todo. A veces bebían juntos:
- Ponle a Mula otra copa.
A veces, borracho él, ella lo cogía a las acuestas y él decía:
- ¡Mula, a casa!

4 comentarios:

Piel de letras dijo...

Espero, pero de verdad ESPERO que este post sea solo producto de tu imaginación de escritor y no de algo verídico.

;-)

Lan dijo...

Este post es rigurosamente cierto y puedo afirmarlo por haberlo visto y oido con estos ojos y oidos, que no creo que se coma la tierra, porque me incineraran o algo así. Lo que no es cierto es el nombre del aristócrata.

Zeltia dijo...

yo me lo creo a pies juntillas!
no hay nada más inverosímil que la realidad.
hoy en dia no, porque se pondría el partido de la oposición del alcalde electo, culpándolo de consentir que situación tan degradante tuviera lugar en el término municipal
-un decir-
(como se agarran a cualquier cosa mínimamente asible, para culpar al "otro" partido hasta de si llueve o no...)

Lan dijo...

¡Coño!, si tú también lo has notado. Y yo que creía que era impresión mía... ;-)