25 de mayo de 2009

Pasión, amor y sexo


Quizás el amor que perdura deviene, con los años, en una amistad profunda con momentos de erotismo y sexo; mientras que la pasión sólo consume sexo y, en todo caso, unas pocas palabras en los intermedios. La amistad enfría la pasión y deriva a una templanza que la desvirtúa. Las pasiones pueden terminar en amor mientras que lo contrario no creo que sea cosa que suela darse o, al menos, no tengo noticias fiables de ello. Tal vez sea porque la mente siempre puede ir a más, mientras el cuerpo y el deseo siguen la regla contraria.
.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

no sé si entendí bien
entendí que la pasión sexual puede derivar en amor
pero que el amor con el tiempo no puede derivar en pasión?

Si es eso lo suscribo. (salvo el amor contenido, secreto, platónico, que realmente no es amor auténtico, claro está, sino una pasión que se alimenta de sí misma)

Y que el amor con los años, se parece más a una amistad profunda, con momentos de erotismo y sexo, estoy completamente de acuerdo.
No sé si fue José Luis Sampedro, a quien admiro mucho, que dijo en una entrevista que en el amor de muchos años, uno estaba durante unos minutos o unos dias de nuevo "enamorado" y que esos breves episodios de enamoramiento retornado, junto con el recuerdo del gran enamoramiento primero, alimentaban ésa parte del amor que lo diferenciaba de la amistad.
bueno, algo así entendí.

Lan dijo...

Oye, qué gusto coincidir.