26 de mayo de 2009

Es un escándalo


Andan escandalizados los padres ante la idea de que las muchachas de 16 años, o sea, sus hijas, puedan, hipotéticamente, abortar o tomar la píldora del día después sin su consentimiento ni conocimiento. No parecen, sin embargo, tan escandalizados por el hecho de que esas mismas hijas puedan andar por ahí follando, hipotéticamente, también sin su consentimiento ni conocimiento. Y, digo yo, que si lo uno puede llevar a lo otro, para ambas cosas han de estar educadas y preparadas. Luego, cada cual, según su educación y principios, que actúe como le parezca. A nadie se le obliga a nada.
.

5 comentarios:

Zeltia dijo...

ahí, ahí le has dado!
parece que aunque una chica pueda a los 16 años decidir si se arriesga o no a someterse a una intervención quirúrgica que tenga un elevado riesgo de mortandad, no pueda en cambio decidir si tiene o no un hijo que no deseó, en un principio, concebir.
además los carcas reaccionarios utilizan argumentos estúpidos, como si el hecho de que los padres no puedan impedir que aborte si ése es su deseo signifique lo mismo que esta ley está a favor de que las niñas aborten sin hablarlo con sus padres al menos es lo que intentan vender en los debates que he escuchado en la radio, y en la manera de exponer la noticia en determinados medios.
me partiría de la risa, si no me diese pena.

Zeltia dijo...

He visitado la página de tus libros mucho caminais, ya va tocando la próxima ;-)
(mira que estar en sevilla en julio, suicidas, que sois unos suicidas!)

Lan dijo...

¡Qué duro lo tenéis las mujeres! Y encima los hombres queriendo mandar.
Mucho nos ha gustado pero... ya vamos a menos. :-))

La femme Laetus «« dijo...

Luego andan por ahí, entregando su flor a cualquiera ¿verdad?
Educación es la palabra para casi todo.

Lan dijo...

Eso de entregar la flor te ha quedado muy propio para el caso. Pero, si te empeñas, también se puede decir así. ;-)