28 de mayo de 2009

Gente normal

Por vivir cada día con lo suyo encima a nadie le ponen una calle, ni le dedican una plaza, ni colocan una placa en la puerta de su casa que diga: Al insigne vecino menganito que vivió con dignidad, amó y fue solidario. Sin embargo, por suerte, he conocido a algunos, tal vez, con más valores de los que a tantos homenajeados se supone. Ninguno de éstos es político, ni periodista ilustre, ni artista, ni empresario, ni mecenas de actividad alguna, ni siquiera miembros de una ONG, ni van de nada por la vida. De gente normal hablo.
.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

Es que, imagínate, entre tantos que hemos vivido en el edificio de pisos donde yo vivo, que entre los muertos y los vivos, no quedaría fachada para poner placas! :-)

pero es verdad, eso que dices. las vidas de la gente cuyo nombre no se ha hecho famoso, por la causa que fuera, pasan sin pena ni gloria para los demás.

Lan dijo...

Y, a veces, han tenido que llevar grandes pesos a sus espaldas y sin quejarse.