20 de junio de 2009

Anne, repollo


Cansado. Abrumado por lo cursi. Aburrido por lo manido. Asqueado por el lado más solidario, más social, más humano, más familiar, más comprometido, más optimista, más golfo, más hortera, más puteril… de todos los personajes poliédricos del deporte, de la música, del cine, de la política, del coraçao, de la farándula… decidí descansar un poquito, siquiera a mediodía. ¿Podré prescindir de la sacerdotisa suprema de lo memo?
Creo que sí. Te juro que no te aguanto más, Natifresiburu. Estoy alergizado por tu pijerío, porculizado por esa cargante artificialitad postiza que a ti, darling rubita y respingona, tan natural te queda.
.

4 comentarios:

Zeltia dijo...

pues imagino que te refieres a Igartiburu, que en Galicia no la ponen, creo a mediodía, bueno no sé, porque yo soy adicta a las series y si veo algo después de comer, me veo uno o dos capítulos de algo (ahora damages) bueno, pues me han comentado en el bar que esa que te parece tan meliflua; tiene aires de macarrilla en su entorno; y ya las lenguas viperinas van más allá y dicen que nació con el síndrome de no sé qué, vamos que aunque genéticamente es un hombre por no sé que problema la apariencia externa, sexo incluído es femenina. hay que ver lo que se habla en los bares!
yo desde luego le cambio mi cuerpo por el suyo ahora mismo y le regalo un fin de semana en ibiza
:-)
lo de la tele es mucho, Lan, yo he tenido tal sobredosis, que por el empacho ahora la pantalla que-te-cagas de la tele es el monitor de mik ordenador -para ver las series online, y soy cliente de todo cuanto pirata hay en internet para ver las pelis que me molan-

Lan dijo...

Bueno, bueno, veo que andas mucho más puesta que yo en el mundo de los rumores.
Más que contra esa mujer es contra todo lo que su imagen representa de inconsecuente y de vacío y de falto de substancia contra lo que me pongo de manos.
No cambies tu cuerpo a nadie que nunca se sabe.
Yo, al contrario que tú, no soy nada peliculero. Desde niño más que el fútbol me gustó jugar al fútbol, más que oir historias inventarlas y más que ir en las pandillas de entonces ir con las chicas de una en una. Sin mucho éxito, claro, pero yo lo intentaba. ;-)

Zeltia dijo...

y sí, mucho mejor que ver las historias de otros es vivirlas... aunque algunas historias mejor que no...
a mí me gustan mucho las historias: contadas, vistas...
creo que en el fondo soy un poc voyeur de historias, de sentimientos, de porqués...

Lan dijo...

Quienes leen o quienes leemos, aunque no soy un gran lector, buscamos lo mismo que tú buscas.
Unas veces lo encontramos y otras damos con cosas que nos son ajenas o que no nos interesan o que nos desconciertan o que nos conmueven. Pero, bajo lo leído, subyace, tapado por el fino manto de las letras, el espíritu, más o menos afín, de quien lo escribió. Eso, sobre todo eso, también se capta.