19 de junio de 2009

El comunista


Con pose heroica, cuando se hizo del PC me lo dijo. Mira, he tomado esta grave decisión. Sé que tú no estás concienciado hasta este punto y puede que mi decisivo gesto te espante. Procura, si no quieres arriesgarte a que te incomode la policía, verme lo menos posible e incluso no volver a juntarte conmigo. Ahora estoy en la clandestinidad.
Me admiró la generosidad de sus palabras. Después le observé, de lejos, muchas veces, de juerga, con tías, con otros como él, comunistas con papás de posibles, que se daban la gran vida en aquella clandestinidad intelectual y dorada.
.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

hubo un tiempo en nuestra generación -aprox- que "estar en la clandestinidad" era una forma de pedigree intelectual
o eso pensaban

Lan dijo...

Ni me lo cuentes que salí hasta los lorolos de tanta interesancia.