1 de junio de 2009

El Muelle


Estoy tomando un vermú en una terraza de la calle de la Montera. Me entretengo observando el panorama en plan mirón descarado: hombres anuncio de tiendas de tatuajes, otros de compra de oro, putas a un lado y a otro, clientes, chulos controlando, gente de compras… cuando lo he visto. No podía creerlo, justo encima de un sex shop una firma del Muelle. Pero, coño, si eso es una verdadera reliquia de hace 25 años. Juan Carlos Argüello, el Muelle, grafitero de la movida, prematuramente muerto antes de los treinta. Ha sido como si me encontrara con un amigo. Una sorpresa de nostalgia.
.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

ves? mucho màs cercano el grafiti que el librero de los cojones.

Lan dijo...

Ya lo creo, Zeltia. Mucho más.