3 de junio de 2009

Especie


Casi todo lo que hacemos es intrascendente. Me falta osadía para decir que todo. Comienza y se acaba en ello mismo. No va a ninguna parte. Miramos lo que hacen los demás, esperanzados en distraernos un poco. Les descubrimos actuando igual aunque, a veces, de un modo más pintoresco, distraído o curioso.
Intentan convencernos, algunos, de que esto de la vida no es un consumible, sino algo trascendente y de alcances perennes. Poniendo mucho de su parte, algunos lo creen; otros, fingen por si acaso; y, los demás, andamos descreídos por ahí, negados en redondo, como una especie más.
.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

ay!.

...

-
iba a decir algo. pero para què.

Lan dijo...

No me extraña si no puedes poner el acento en lo que te interesa, para qué. ;-)