18 de junio de 2009

Orgullo marcial


El ejército está orgulloso de tener una nueva arma estratégica: el misil Taurus. Lo fabrica una empresa germano-sueca. Alcance: 350 kilómetros, precisión: total. Los militares puntualizan, con sentido de la rentabilidad, que no sería lógico utilizarlos para destruir un tanque, sí para destruir una planta nuclear. Seguramente quien ideara su sofisticado sistema de navegación, aunque sea para un misil, podría estar orgulloso. Pero que lo esté el ejército por el mero hecho de haberlos comprado y después, para tranquilizarnos, nos explique que, dado su precio, lo suyo es utilizarlo para destruir plantas nucleares, dice mucho del talento militar. Para flipar.
.

4 comentarios:

Mostrenco dijo...

¿Qué pensaría el duque de Alba si levantase la cabeza?, ¡España comprando armas a los luteranos!, ¡por Dios!

Por otro lado, todos sabemos que desde 1945, todas las guerras se han librado entre una heroica coalición de grandes potencias y una malvada nación en vías de desarrollo, sin una sola nuclear que destrozar.

Zeltia dijo...

pero, cómo, destruir plantas nucleares?

Lan dijo...

Pues, Mostrenco, parece que ahora vamos a poder volarles las plantas nucleares a los franceses como nos suban la electricidad que nos venden. Creo que están acojonados. Seguro que mandan a la Bruni para que inteceda ante Le Roi.
¿O será que vamos a volarles las nuevas plantas nucleares a los iraníes y sorprenderles con nuestro orgullo misilero?
La duda me consume.

Lan dijo...

Sí, Zeltia, sí. Eso han dicho los que han presentado el misilito de los cojones... Y nadie les ha dicho nada. Cosas.