27 de junio de 2009

¡Tumeeee...! ¡Tumeeee...!


Gritaba el perrero, ronco ya. La montería había terminado muchas horas antes. Era noche cerrada, cuajada de estrellas, y helaba en la sierra. Seguía caminando el perrero, sembrando de pistas de olor el monte y, con sus voces, el aire de señales conocidas que, botando y rebotando en las peñas, eran llevadas lejos por el eco. Un perro no había sabido deshacer su rastro y volver al lugar de la suelta, pero un perrero de ley no abandonará a su perro perdido o herido. De tales abandonos sólo son capaces los que hacen que esta vida sea tan perra.
Historia de Isidro Martínez Sanz, autor de "Cazadores de Blanco"
.

5 comentarios:

Piel de letras dijo...

¡Dime que lo encontró!

Lan dijo...

La última vez ya no lo encontró, ni podía encontarlo. Lo buscó ocho días. Alguien sabía con certeza que no lo encontraría porque había matado al Ligero.

zeltia dijo...

Me conmueve esa fidelidad para con el perro. Aunque no comprendo el final.
Es que el perro huyó porque había matado a otro perro?
hay peleas entre los perros de caza?
yo es que me como los pollos, los cerdos, las vacas, los conejos criados para ser sacrificados. siempre imagino que los matan de manera que no sientan angustia. Por eso procuro comer poca carne y de animales criados en libertad. pienso que al menos mientras no les llegue la hora lleven una buena vida, y luego que los maten rápido y sion dolor.
Entonces quizá es una muerte (y sobre todo una vida) muicho m´ças digna la que llevan los´animales que luego son cazados por el hombre. Entonces no comprendeo como siento esa especie de repulsión y pena a la vez cuando escucho los tiros de los cazadores en el bosque, o veo pasar los coches con los remolques atestados de perros... mp sçe qiozça `prqie òemsp qie dosfritam matando a lows animales, será por eso, como que matan por pasarlo bien, no por necesdiad.
No sé es complicado, no tengo cultura "de caza" yh me resulta dificil comprenderlo. aunquepuedo imaginar la emoción atávica de cazado, de perseguir y dar caza a una presa... pero creo que yo como mujer estaría sembrando y cuidando a los niños futuiros cazadores...

zeltia dijo...

veo que me he lucido en el comentario anterior

:-(

pero qué bien me explico
y con qué arte pongo mis pequeños deditos sobre el teclado...!

Lan dijo...

Años más tarde averiguó que uno de los cazadores había matado al perro al intentar abatir a un jabalí. El cazador hizo que desapareciera el cadáver del animal.
La caza casi ha desaparecido en España. Es largo de explicar. Antes fue una forma más de vida. Fundamentalmente porque los animales estaban y ahora los ponen. Alguna vez debería escribir un cuento de caza.
Saludos y no abandones la mecanografía, aún eres joven ;-)