11 de agosto de 2009

Sin norte


Hace sofoco cuando subimos carretera adelante. La chica, con aire de colgada, baja con un perro. Los coches, entre bocinazos, les esquivan a ambos. Cruza, descuidada y sin precaución, hacia nosotros. Nos pregunta por el camino del Beneficio, que ha subido y bajado a Órgiva varias veces pero que no lo encuentra. Habla con voz hombruna y cascada. Tiene los dientes negros, descuidados y algunos perdidos. Está muy flaca y, de cerca, parece una vieja. Cuando comprende que no estamos en su onda se va. Pregunta a unos guiris que bajan, tras ella, por la carretera.
- Sorry, we don’t understand.
.

2 comentarios:

zeltia dijo...

podría ser, muy bien, una metáfora de muchas vidas.

... o de todas.

Lan dijo...

Hay que procurar no desnortarse. Y, si alguna vez, ocurre, volver pronto al camino de siempre y perseverar en él.
O sea, sin manillar. :-)