1 de octubre de 2009

El mundo por un agujero

Imagen cedida por Isidro Martínez Sanz autor de "Cazadores de Blanco"
.
Los días únicos comienzan como todos pero, antes de terminar, te reservan revelaciones inesperadas.
Piensas, frecuentemente, que sabes algo de alguna cosa y descubres que tu conocimiento sobre el asunto es una gota, apenas una gotilla salpicada, del cubo que saca el agua del pozo. Y te percatas de que, por más imaginación que tuvieras, te habrías quedado corto. Comienzas a creer que, la mayor parte de lo que tienes por cierto, es sólo un pobre espejismo de la realidad que nos circunda. Y, también, que hay cosas que es mejor novelarlas porque directamente escritas desmerecen y son poco creíbles.
.

4 comentarios:

zeltia dijo...

ya sabes: la realidad siempre supera a la ficción
y quizá la capacidad de sorpresa es la única que no se pierde.

la fotografía es tremenda
me ha dejado un mal cuerpo...

Lan dijo...

A veces pueden ser tremendas también las cosas que pasan. Auténticas sorpresas aunque, por otro lado, valiosos regalos para los que nos gusta fabular
Saludos, Zeltia, que apuesto que ya andarás pensando en el Magosto ;-)

zeltia dijo...

todavía no, porque con tanto calor que hemos tenido hasta hoy mismo, y ni gota de lluvia desde ya ni me acuerdo.
un verano atrasado. a ver cuando llega el otoño!

y además no estoy saliendo al campo, donde se perciben los cambios estacionales, porque llevo un mesecitooooooooo, que no levanto cabeza

Lan dijo...

Todos estamos esperando a que el tiempo termine de definirse. Otoño y primavera son épocas de cambio. Que levantes cabeza pronto.