5 de noviembre de 2009

El nido


A veces no pero, otras, me entristece escribir, porque es como reconocer que nada tiene arreglo y que por eso te conformas con crear ese mundo de escritura, de escribir sobre todo y sobre cualquier cosa, como si tu visión, más o menos sesgada, más o menos certera, sirviera para algo y como si las palabras no fueran como el aire, algo que rara vez escasea y se echa en falta. Y así te haces un nido de papel que es como un mundo y lo amueblas y lo haces habitable y, cada día, le añades nuevas pajas al engaño.

6 comentarios:

Piel de letras dijo...

Me pregunto, querido Lan. ¿Qué habría sido de Ícaro y Dédalo sin su creador? Los escorpiones y las serpientes que eyaculaba Milos, el Minotauro, el laberinto y tantas cosas creadas a partir de ese nido del que haces mención.
;-)

Besísimos

Flor y Nata dijo...

El nido siempre hay que crearlo...de papel...o de lo que sea...basta con que te sirva para sentirte cobijado...bss

Lan dijo...

Seguiré, Piel de Letras, como hasta ahora, haciendo que las historias me entretengan y, ya es mucho. Las preguntas quedarán ahí y, tal vez, vayan saliendo, al paso y sin esperarlas, las respuestas.
Besos.

Lan dijo...

Flor y Nata, qué práctica. Siempre al grano. Llevas razón lo primero es sobrevivir. No siempre es fácil contestar a todas las preguntas. Y, lo primero, es lo que va delante.
Besos.

Aldabra dijo...

un texto intimista y poético... si bien tienes algo de razón en lo que escribes, no coincido contigo en pensar que es triste, es todo lo contrario, es una alegría poder hacerlo, tener esa capacidad de escaparnos por unas cuantas líneas de este mundo que nos desconcierta o nos disgusta.

biquiños,

Lan dijo...

Es bueno que alguien te haga ver el lado mejor de las cosas, Aldabra. Porque es así. Pero llegas a ello, por desgracia, defendiéndote.
Bicos