9 de noviembre de 2009

La olma

Disconforme con que conviertan un árbol en un tocón con cuatro muñones, so pretexto de podarlo, es esta olma cuanto queda de mi viejo barrio.
A su resguardo la señá Gertrudis, la pipera, a cinco céntimos la medida pequeña y diez la grande, se ponía. Su puesto era una pequeña caseta con ruedas que, puesta en pie, le servía de refugio. Dentro cabía ella, sentada en su silla, frente a su caja con caramelos surtidos, pipas y cigarrillos sueltos. La miraba embobado largos ratos y ella, a mediodía, sacaba su tartera y me convidaba a albondiguillas en salsa de tomate.

8 comentarios:

Piel de letras dijo...

¡Que rico suena eso!
"albondiguillas en salsa de tomate". ¿Sabían tan bien como suena?

Lan dijo...

Fíjate que es triste que todo lo que quede del viejo barrio de uno sea una olma... y tú con las albondiguillas dale que te pego.
A mi las albondiguillas que sacaba de su tartera de alumnio la señá Gertrudis, que eso sí que era una doñita, me encantaban y debía mirarlas con tales ojos, que la pobre mujer repartía su almuerzo conmigo... porque los pobres están acostumbrados a compartir las cosas o, entonces, lo estaban.

Piel de letras dijo...

¡Oh pues!
Es que no he desayunado y tengo hambre. ¡Se me entojaron!

Además le dedicaste 2 renglones y medio o tres al tocón y casi todo el párrafo a las albóndigas y la señora generosa.

Por otro lado, tienes lindos recuerdos, así que no te quejes o no hay beso.

Zeltia dijo...

olma? nunca había olma.
pero da penilla ahí, que le han cortado todo.
menuda sombra daría antes!
alegraría el lugar,
y así, faltándole las ramas al árbol, parece que se hace más evidente la falta de la señora de las pipas y los otros personajes que poblarían tu infancia.
veo que aun quedan casas con algo de carácter en tu "viejo barrio", junto a las otras horrorosas e impersonales (como en todas partes)

Lan dijo...

No hay quejas, Piel de Letras.

Lan dijo...

¿Cómo que nunca había olma? En muchos lugares de Castilla suele, o solía, haber una plaza que se llama Plaza de la Olma.
Con respecto a mi barrio, te equivocas, Zeltia, todo lo que se ve en la foto es nuevo, de hace menos de cinco años. No ha quedado una sola casa antigua. Lo siento.

Zeltia dijo...

lo de "olma" fué que me comí palabras.
y lo de las casas... pues observando la foto creía que aquellas que se ven entre las primeras y las del fondo, serían de antes, de la época de tu infancia (tampoco hace tanto! -para una casa- )
:-)

y sin tener nada que ver, ahora que queda ésto aquí abajito y no lo vuelve a mirar nadie, te cuento que me parece que este año no voy a poder hacer magosto.
bueno, magostos haberá, pero o propio propio para mín é o de San Martiño, xustiño nestas datas...
e tiña un preparado con a xente invitgada e todo iso, na casa dun amigo meu que vive no campo, e ten lareira,
(ou semi lareira... :-( )
pero resulta que estou con fiebre.
así que xa ves, cando se fan plans sempre hai que contar con que pode non ser...
agora que ainda queda moito outono,
e espero que haxa outros magostos, ainda que non sexa por sanmartiño.
e que eu non teña esta voz de garrafon e esta afonía, para poder ler o teu contiño. por certo que che teño que enviar!

deixaríache un biquiño,
pero mellor non te achegues,
que igual teño a gripe A!!!

Lan dijo...

Sí que siento lo del Magosto. Es una gran pérdida.
Eso, eso, a ver como suena el cuento en galego.
Besos de curasana. :-)