18 de enero de 2010

El sobresalto

De cien palabras sé que no me sobran muchas, pero reconozco que, yendo al grano, tampoco me faltan demasiadas. Tuve el sentimiento de conocerte desde siempre y, al cabo de los años, la certeza. Me sigo preguntando las razones. Y ellas, las razones, permanecen mudas, inalterables y ajenas. Ni niegan mi apreciación ni la confirman pero, cuando te veo, algo extraño me avisa, inesperadamente, de que era verdad lo que sentía y que esas sensaciones no responden a la mansa familiaridad pulida por el tiempo. El sobresalto, al contemplarte cada día viniendo desde lejos, constantemente lo confirma.

6 comentarios:

Piel de letras dijo...

¡Que lindo!
Es decir, el paso del tiempo, las rutinas, las mansas familiaridades no te han extirpado las mariposas en la panza. Te sigue "moviendo el tapete".
Es ud un volcán, Mr Lan.
;-)

zeltia dijo...

cuesta creerlo, cuesta creerlo...
pero como siempre hay una excepción que confirma la regla...
lástima no encuentres las razones,
quizá me condujesen a la fe.
:-)
o no sé. quizá uno tiene lo que desea. buff, a veces nuestros deseos están tan camuflados como esos resentimientos de los que hablabas en otro post.

Lan dijo...

Piel de Letras, no conviene olvidar que me agrada escribir pero que, lo que escribo, no tienen por fuerza que ser mis propias sensaciones.
Saludos.

Lan dijo...

Zeltia, te digo lo mismo que a Piel de Letras.
Sin embargo esos sentimientos que describo deben de existir en otros puesto que tan fácilmente los habéis reconocido. Luego no deben de ser tan excepcionales. Otra cosa es lo que duren en cada uno.
Pero en cualquier caso, Zeltia, recuerda que este blog es más bien literario que de "exhibicionismo emocional" ;-)

zeltia dijo...

ya, ya,
el escritor es un impostor.
;-)

es lo de hablar en primera persona lo que me confunde!
quizá yo empiece a usar la tercera persona ;-)

Lan dijo...

Sí, más o menos lo de siempre. :-)