20 de agosto de 2010

Banderita tú eres roja, banderita tú eres gualda

Acostumbrado, de toda la vida, a ver la bandera nacional sólo en los cuarteles de la Benemérita, viajaba, asombrado, por las variopintas tierras de la España vertebrada, flotando en banderas. Las había en casa esquina, en cada azotea, en cada balcón, en las antenas de los coches, en los carritos de los niños de pecho… y me decía: el país entero se ha echado a la calle, el pueblo se ha hecho con el poder, los políticos huyen avergonzados… pero enseguida me sacaron de mi enajenación aquellos originales cánticos, profundamente telúricos: ¡Campeones, campeones, oé, oé, oé! Fue un espejismo más.

8 comentarios:

Metalsaurio dijo...

Creo que era un diario neozelandes (edición digital) en el que había una viñeta muy representativa de esto. Decía algo así como "Lo nunca visto en España" y aparecía un dibujo de los jugadores de la selección festejando el triunfo, abrazados ("campeones, campeones"), y en vez del nombre de cada cual, en su camiseta figuraba el nombre de una comunidad autónoma.

Un saludo.

zeltia dijo...

El asombro se paseó por las mentes de muchos.
El dibujo que menciona Metalsaurio me hubiera gustado verlo

:D

Piel de letras dijo...

¡Ahhhh!
El futbol. No se me ocurre nada mas...

Lan dijo...

Saludos, Metalsaurio. Lo único que sé decirte es que parece que la mayoría de la gente está encantada con las banderas. Y no me refiero sólo a este verano, sino que es cosa de continuo y en todas partes. De niño también me gustaron, cuando las coleccionaba en las cajas de cerillas, pero hace ya mucho de eso.

Lan dijo...

Zeltia, somos como niños, con cualquier cosilla nos entretenemos. O puede que tengamos un antiquísimo espíritu gregario, que nos encanta, metido en los genes.

Lan dijo...

Piel de Letras, amiga, veo que también te encanta el fútbol. Bienvenida a las modernas justas y también a este tranquilo blog.

Piel de letras dijo...

Fe de erratas
¡PERDON!
Debí añadir ese tono irónico que me acompaña con TODO lo relacionado al fut.

Añado que hoy día ya no lo detesto. Pero sigue sin gustarme ni tantito. Mucho menos los partidos televisados, o los pulpos videntes.

Un placer saludarte de nuevo.

Abrazos

Lan dijo...

Creo que lo capté, tu tono cansado con respecto al fútbol, en tu primer comentario.
Con respecto a los pulpos, ya sabes que hay que tener mucho cuidado con ellos. Sienten especial atracción por las mujeres.
Apapachos, Piel de Letras.