20 de diciembre de 2010

Que se mueran los feos

La Navidad me asedia por televisión. Veo mujeres bizqueando tras Banderas, lubrificando ante perfumes y corriéndose comiendo chocolate. El Corte Inglés y Carmen Lomana promoviendo el shopping. Y lo cosy, lo fashion, lo trendy y todo lo más cool se me echa encima. Lo más puntero, lo supersexy, lo más en tendencias, las celebrities, las manadas de Papás Noeles, las grandes marcas, los oh-oh-oh, los I-wish-you-a-merry-Christmas… me avasallan.
Y tengo miedo de que aparezca algún nuevo Hitler que se lie la manta a la cabeza e, incluso, de que el Señor Yavé vuelva de improviso a azufrar las ciudades. Sí.

6 comentarios:

Metalsaurio dijo...

Desde luego, parece que lo estén tentando, jaja!

Lan dijo...

Pues ya lo ves tú mismo, Metalsaurio, que no es que yo lo diga. ;-)

zeltia dijo...

año tras año, pero uno no se acostumbra, eh?

conste que jugué a reconocer los anuncios

Lan dijo...

No creas, Zeltia, la publicidad ya no sabe qué hacer.
Pero, en el fondo, todo es un contrasentido.

Piel de letras dijo...

La Navidad sigue gustándome. Fue la primera de mi enano de 6 años y no veas lo feliz y emocionado que estaba. Eso alegró lo que pudo haber sido una amarga Navidad.
Le encantó la cena y beber en copa de cristal su jugo.
Aun sigue encendiendo las luces del pino y mi villa navideña... de por si sufro para desvestir de fiesta mi casa, y con esto mas.
(curiosamente la palabra de la verificación es DISTO... y sí, disto mucho de detestar la Navidad) ;-)

Lan dijo...

Pues feliz de ti, Piel de Letras. No hay como lo que gusta y se disfruta. Me alegro por ti y por los tuyos. Al menos hay alguien que no pertenece a esta grey de abominadores de la Navidad en la que, a muchos, la vida nos ha ido metiendo.
También uno fue niño y, entonces, disfrutó de estas fiestas.