16 de marzo de 2011

Apocalipsis

Hoy se ha utilizado una palabra y no uno de esos circunloquios eufemísticos que triunfan en todos los medios informativos. No hemos tenido que oír, por ejemplo: “limitado contratiempo previsto por los protocolos de emergencias”, o “incidente de efectos controlados que redundará en mejoras de la seguridad en un futuro”, o “sólo se trata de  una enriquecedora experiencia que no hará sino poner en valor el incremento de la viabilidad en las instalaciones nucleares avanzadas”.  No, ha aparecido un tío, ha mirado a la cámara, y ha dicho: esto es un apocalipsis. Y, coño, por una vez, nos hemos enterado.

2 comentarios:

zeltia dijo...

Escalofríos.

Pero los eufemismos que dices tú que esta vez no se han utilizado también producen escalofríos.

Lan dijo...

Zeltia, yo creo que a los inteligentes los eufemismos les producen aún más escalofríos porque, sobre decir la verdad, todavía pretenden disfrazarla y, así, transmiten dos temores. Pero son también un modo de que, para muchos, las cosas pasen desapercibidas o aparezcan mermadas de importancia.