21 de octubre de 2011

Un segundo entre dos

Acoplado el aire a las retamas
se hace silbido el viento
y bate las jaras.
Dos perdices lo rasgan
desde arriba
con el filo romo de sus alas
y con ruido de sedas
siegan las dos perdices
la grisura del alba.
Pasa un segundo y tras su estela
nada pasa.
Acoplado el aire a las retamas
se hace silbido el viento
y bate las jaras.

4 comentarios:

zeltia dijo...

un instante [tan desconocido pero que puedo imaginar]
y que linda esta manera de medir las palabras

Lan dijo...

Hay muchos instantes así en el campo, Zeltia. Luego vuelve el instante anterior y sueñas que nunca viste lo que viste o, que si lo viste, también fue un sueño.

Beato Darzádegos dijo...

Bos días Amicus:
:-D´
Qué bueno, cuánto con tan poco.
Breves saludos.

Lan dijo...

Son intentos, Beato, de expresar lo que se siente en un segundo.
Gracias.