15 de diciembre de 2011

El diente


Cuando se me cayó el primer diente mi abuelo me llevó junto al quicio de la puerta del patio y con un lápiz trazó en él la marca de mi altura. En ella clavó el diente despacito y, cuidadosamente, escribió la fecha. Los días siguientes acudía ansioso a medirme a la señal hasta que, frustrado, terminé por olvidarla. Ya no hay abuelo, casa, patio, ni puerta y me pregunto si en alguna escombrera estará pudriéndose aquel quicio del diente.
Vivía ignorante de la muerte y mi felicidad hubiera sido superar aquella raya. Pero ni siquiera algo tan sencillo pudo ser.

10 comentarios:

Piel de letras dijo...

Me vas a perdonar, pero POR SUPUESTO QUE SUPERASTE AQUELLA RAYA. Honestamente no creo que hayas medido 2 metros (que parece que eso mides) desde los 5 años. Por otra parte, los dientitos de leche son calcio, se vuelven polvo con el tiempo.
Yo no recuerdo mi primer diente caído. Eres afortunado. Recuerdas a tu abuelo, tu diente, la casa, el patio y la puerta aquella.
Besote tronado en la chirimoya.

Lohengrin dijo...

Ya apuntaba maneras mi niño,PERO QUE GUAPETÓN Y QUE CARA DE BUENO...
Besitos

Lan dijo...

Lo recuerdo gracias a mi abuelo. Con ello recuerdo todo lo demás. Los detalles chicos son hilos que nos llevan a otros recuerdos.
Besos, Piel de Letras.

Lan dijo...

Gracias siempre, Lohen.

Aldabra dijo...

recuerdo que tuve una sortija de pequeña con mis dientes... no sé qué sería de ella... ¿o no la tuve y se la ví a otra persona?... tal vez tus recuerdos sean como los míos, débiles... y seguro que superaste aquella raya con creces.
de todos modos no hay que tomarse tan a pecho los retos... si no se llevan a cabo, no importa, otros vendrán, hay que saber sobreponerse a lo que la vida nos ofrece... ir capeando el temporal... (hoy se hace necesario climatologicamente hablando)
de niño pintabas bien, y seguro que de mayor sigues conservando parte de lo que fuiste de niño.

biquiños e abrígate que vai fresco

Lan dijo...

Espero, Aldabra, que algo quede. Las sonrisas de los niños me parecen inabarcables.
Bicos. Cuidate tú también.

Ángeles dijo...

Te felicito por tus recuerdos.

Lan dijo...

Gracias, Ángeles, pero, esa felicitación, puede extenderse a todos porque, ¿quién no los tiene?, ¿quién no disfruta de algunos y no puede librarse de otros?
Muchas gracias.

zeltia dijo...

Ya no hay abuelo, casa, patio, ni puerta

esa frase encierra el puntito (para mio)

Lan dijo...

Te entiendo, Zeltia.
Curiosamente, esta mañana, he estado junto a la tumba de aquel abuelo. Hacía años que no iba y, hoy, contra mi costumbre he ido a al cementerio. Al leer la fecha de su muerte en 1965 me he dado cuenta de lo poco que para mi ha pasado el tiempo.